Un clásico: empanadillas

La pregunta es… ¿a quién no le gustan unas buenas empanadillas? Desde los más mayores, a los peques todos disfrutamos con estos bocados, fáciles de hacer y riquísimos. Además, esta elaboración admite prácticamente cualquier relleno, así podemos hacerlas de lo que más nos guste.

Las clásicas: de atún con tomate
Ingredientes
Un paquete de obleas
Un bote de atún en aceite
Tomate frito (mejor si es casero, siempre más rico)
Un huevo duro
Un huevo

Elaboración
Picamos el atún y el huevo duro; añadimos el tomate y lo mezclamos todo. Una vez tengamos todos los ingredientes bien mezclados, rellenamos las empanadillas. Para que queden mejor selladas, humedecemos un poco el borde de las empanadillas con agua antes de cerrarlas y una vez cerradas, sellamos el borde con un tenedor. A partir de aquí hay dos formas de cocinarlas: bien fritas con abundante aceite en una sartén, o bien hechas al horno. Yo prefiero esta segunda opción por que son más ligeras y no cogen tanto aceite. En este segundo caso, colocamos las empanadillas sobre papel de horno en una bandeja y las pintamos con huevo batido. Con el horno precalentado a 180º,  las horneamos hasta que estén  doraditas (calculad que son unos 20 minutos).

empanadillasOtra opción: de setas y langostinos
Ingredientes
Un paquete de obleas
Una docena de setas
Langostinos
Ajo
Aceite
Harina
Leche

Elaboración
En este caso, son empanadillas más elaboradas, pero también fáciles. Picamos un diente de ajo y las setas en daditos y los doramos en una sartén con un chorrito de aceite. Pelamos los langostinos y los partimos en trozos pequeños y, una vez estén las setas pochadas, los añadimos a la sartén. Rehogamos un par de minutos, hasta que los langostinos empiecen a cambiar de color y, en ese momento añadimos una cucharadita de harina. Mezclamos todo bien y añadimos la leche poco a poco, sin dejar de remover para formar una bechamel. Una vez tenga la textura que más os guste, en mi caso la dejo ligerita, no tan espesa como si fuera para unas croquetas, vamos rellenando las empanadillas.
A partir de aquí, el proceso es el mismo: humedecer el borde de las obleas, cerrarlas y sellarlas con un tenedor.  Posteriormente, en la placa del horno, las pintamos con huevo y las introducimos a horno a 180º hasta que se doren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s